Ocho comisarías de la Policía Nacional de Baleares instalan desfibriladores donados por la FNHGC y España Salud

  • Categoría de la entrada:Actividades
Eduardo Montolio toma la palabra en presencia del jefe superior de Policía en Baleares, Gonzalo Espino, el presidente de España Salud, Lluís Donoso, y el miembro honorífico de esta entidad, Félix Sanz Roldán

 

Las principales comisarías e instalaciones de la Policía Nacional en las Islas Baleares disponen ya de ocho desfibriladores automáticos cedidos por España Salud, en colaboración con la Fundación Nacional Hermandad de la Guardia Civil, para que los miembros del Cuerpo puedan actuar con garantías de éxito ante posibles casos de paradas cardíacas en las inmediaciones de las dependencias policiales.

El jefe superior de Policía en Baleares, Gonzalo Espino, flanqueado por Lluís Donoso y Félix Sanz Roldán

 

Estos dispositivos se han instalado en las comisarías de Manacor, Ibiza, Ciudadela, así como en las comisarías de distrito centro, oeste y playa de Palma y en las áreas de atención al público y unidad sanitaria de la Jefatura de Policía Nacional en Baleares. Se trata de lugares muy concurridos donde los agentes policiales interactúan con los ciudadanos. Por ello, además de la cesión de los dispositivos, se ha facilitado a los agentes formación específica sobre su uso, así como instrucciones en técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP).

El jefe superior de Policía en Baleares, Gonzalo Espino; el presidente de la Fundación España Salud, doctor Lluís Donoso; y el miembro honorífico de esta entidad, Félix Sanz Roldán, ex director del CNI, han presidido el acto oficial de entrega de los desfibriladores, en el transcurso del cual también ha tomado la palabra el presidente de la FNHGC, Eduardo Montolio, para subrayar la implicación de la Fundación en la campaña de salud pública “Cuarteles y Comisarías cardioprotegidos”.

“Para la Fundación Nacional Hermandad de la Guardia Civil es un privilegio colaborar en esta iniciativa de salud pública impulsada por España Salud que tiene por objetivo proteger el bienestar de la población mediante la instalación de desfibriladores portátiles en lugares concurridos y accesibles… Si, además, este beneficio a los ciudadanos se canaliza a través de una Institución como la Policía Nacional, que tan magníficamente sirve al bien común, puedo asegurarles que nos sentimos doblemente honrados como Fundación”, ha enfatizado Eduardo Montolio.

La entidad predecesora de la FNHGC, la Hermandad de Amigos de la Guardia Civil, se sumó a este proyecto en el año 2014, cuando la Fundación España Salud suscribió un convenio con el Ministerio del Interior (ratificado el año pasado) para convertir los cuarteles de la Guardia Civil y las comisarías de la Policía Nacional en espacios cardioprotegidos.

Desde entonces, la entidad presidida por Eduardo Montolio ha colaborado en los cursos de formación y en la donación de desfibriladores para su instalación en numerosos cuarteles, comisarías y dependencias -tanto de Policía Nacional como de la Guardia Civil- en Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía y Madrid, así como en la frontera de La Jonquera, en el puesto fronterizo de La Farga de Moles y, ahora, en Baleares.

El presidente de la FNHGC ha explicado que si bien la entidad tiene a la Benemérita como eje central de su actividad, “nuestra lealtad es para con todos los hombres y mujeres que, independientemente del Cuerpo al que pertenecen, día tras día dan lo mejor de sí mismos para garantizar la seguridad ciudadana y proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades”. Es por ello por lo que la Fundación Nacional Hermandad de la Guardia Civil mantiene también una estrecha colaboración con la Policía Nacional.