“Pollo sin cabeza”: la minuciosa operación de la Guardia civil para dejar sin jefes a ETA y derrotarla policialmente

  • Categoría de la entrada:Prensa
Xabier López Peña, «Thierry», en el momento de ser detenido en Burdeos, en mayo del 2008

«La declaración de fin de actividades que hizo ETA hace diez años se podría denominar, en términos periodísticos, la culminación de la “operación pollo sin cabeza” y no los alegatos a la paz y la concordia que se hicieron de cara a la galería. El “pollo” era la banda con capacidad de atentar al que había que dejar sin su cúpula “pensante” y organizativa. Derrotarla, en una palabra. La Guardia Civil, tras una serie de investigaciones iniciadas en 2000, realizaba, en octubre de 2004, la “operación Santuario” en la que, además de ser capturados los jefes del “aparato político”, Mikel Albizu”, Mikel Antza”; y Soledad Iparraguirre, “Anboto”, fue descubierto el mayor arsenal de armas y documentos jamás incautado a la banda criminal.

El golpe fue de tal naturaleza que ETA tuvo que improvisar sobre la marcha, algo que nunca le había ocurrido, una recomposición de sus “aparatos” y también allí estaban los agentes de la Benemérita para ir “decapitando” a la “serpiente” (que tenía cinco cabezas visibles) y a los que, para su desgracia, fueron llamados a sucederles».

Por su notable interés, adjuntamos enlace a la crónica periodística completa, firmada por J. M. Zuloaga en el diario La Razón: “Pollo sin cabeza”: la minuciosa operación de la Guardia civil para dejar sin jefes a ETA y derrotarla policialmente